Aceite de coco: propiedades, beneficios, usos y todo lo que debes saber de este superalimento10:19

  • 269 views
Published on 29 de enero de 2021

Aceite de coco: propiedades, beneficios, usos y todo lo que debes saber de este superalimento

El coco, cuyo nombre científico es Coconut nucifera es una fruta tropical deliciosa de la cual se aprovecha prácticamente todo. Debido a sus numerosas propiedades curativas, terapéuticas y beneficiosas para la salud, está considerado como un superalimento y está cobrando cada vez más importancia en el mundo occidental.

Sin embargo, en otras zonas esta fruta ha formado parte de la alimentación básica durante cientos de años y, de hecho, estos lugares presumen de estar entre los más saludables de la tierra gracias a su consumo de coco.

Hoy, hablamos de uno de los principales usos de esta fruta y sus beneficios para la salud: el aceite de coco.

¿Qué es el Aceite de coco?

El aceite de coco o manteca de coco, como le llaman también, es una sustancia grasa extraída de prensar la pulpa de la fruta de coco.

Su contenido es de cerca del 90% de grasas saturadas, y es resistente a la oxidación y muy usado en la industria cosmética y en gastronomía.

Desde hace unos años este aceite causa furor tanto entre las celebrities de Hollywood como en los cocineros más reputados del planeta, así como en maquilladores y nutricionistas.

Pero no solo eso, además el aceite de coco es la estrella de muchos recetarios y tutoriales de Internet que circulan por todo el planeta, incluso algunos que hemos hecho en ecocosas. ¿Pero, a qué se debe este furor?

Lejos de ser una moda temporal o un producto de fama pasajera, el aceite de coco ha venido para quedarse. Y es que este aceite vegetal tiene gran variedad de aplicaciones, tanto dentro del mundo de la cosmética (bases de maquillaje, mascarillas naturales para el pelo o tratamientos para la piel), la gastronomía (elaboración de cócteles o repostería) como para usos medicinales y para tratamientos terapéuticos.

Aceite de coco virgen extra: múltiples de beneficios

Por un lado está el aceite puro, sin tratamientos ni procesos de ningún tipo, al que se denomina comúnmente aceite de coco vírgen extra, el cual es perfecto para utilizar como producto alimenticio, ya que conserva todos los atributos de esta fruta tropical, como son el hierro, el potasio, la vitamina C, aunque los contiene en cantidades bajísimas, o el de sobra conocido ácido fólico (muy bueno para la sangre o durante el embarazo. Si te interesa saber qué es, tienes más información sobre el ácido fólico, busca nuestro artículo).

El mejor aceite de coco es el puro, sin refinar, extraído de cocos de producción orgánica para evitar cualquier tipo de contaminación (bueno, casi cualquier tipo si tenemos en cuenta que si el aire transporta contaminantes, y los vientos vienen de la ciudad al campo, incluso un cultivo agrícola puede estar contaminado, en alguna proporción).

El puro, aceite de coco virgen extra y sin refinar, es ideal para todos los usos, incluyendo el alimentario. Sin embargo, para la piel y el cabello se puede utilizar el refinado, con un buenos resultados y ahorrando algo de dinero, ya que es más barato.

El aceite de coco aumenta el colesterol “bueno” y disminuye el “malo”

Según diversos estudios, las propiedades del aceite de coco ayudan a reducir los triglicéridos, el colesterol total y el colesterol LDL (malo) y eleva los niveles de colesterol HDL (bueno).

Además, también provoca una mejora en los factores de coagulación sanguínea y los antioxidantes. Todo esto se resume en una disminución de los factores de riesgo de enfermedades cardíacas.

El aceite de coco reduce los ataques epilépticos y los síntomas del Alzheimer

Los cuerpos cetónicos que se producen al metabolizar los triglicéridos de cadena media ayudan a reducir las crisis en niños que padecen epilepsia.

El elevado contenido de ácidos grasos de cadena media presente en el aceite de coco favorece la concentración de cuerpos cetónicos en el organismo y lo convierte en una terapia muy eficaz en el tratamiento de la epilepsia refractaria a los fármacos.

Por otro lado, en un estudio realizado en 2006, el consumo de triglicéridos de cadena media provocó una mejora inmediata en las funciones cerebrales de pacientes con Alzheimer leve, algo que otro estudio, con investigadores de Australia, Sri Lanka y canadá, de finales de 2019 retomó con excelentes resultados.

Parece que esta enfermedad se debe a una reducción en la capacidad de convertir la glucosa en energía en ciertas partes del cerebro y, de acuerdo con varios investigadores, los cuerpos cetónicos podrían ser una fuente de energía alternativa para las células cerebrales.

 

Y mucho más ….

Enjoyed this video?
"No Thanks. Please Close This Box!"