Educar a un akita americano07:41

  • 0
Published on 5 diciembre, 2017

Educar a un akita americano


El akita americano es un perro fiel y leal como pocos, con un pronunciado instinto de protección y capaz de desvivirse por su familia humana, y estas características tan virtuosas deben ser tenidas en cuenta cuando se trata de adiestrarlo.

No obstante, también debemos mencionar que forma parte de la naturaleza de este perro ser territorial y dominante, y si no hemos logrado un carácter estable y equilibrado, un macho akita americano entrará fácilmente en confrontación con cualquier otro perro macho.

En este artículo de Experto Animal te mostramos las pautas básicas que debes seguir para educar a un akita americano.

Planificar las bases de su educación

A pesar de que los perros akita son fieles y protectores como pocos, en algunos países se considera que estos perros pertenecen a las razas de “perros potencialmente peligrosos”, nada más lejos de la realidad, pues no existen razas peligrosas sino propietarios irresponsables. Educar a un perro robusto y fuerte como el akita americano no entraña gran dificultad, pero sí requiere un firme compromiso y un propietario que no se deje derrotar fácilmente.

La primera norma que debes cumplir siempre, es mostrarte firme ante tu akita, bajo ningún concepto des tu brazo a torcer. Junto a tus familiares debéis resumir las normas que le relacionan (no subirse al sofá, no recibir comida desde la mesa etc.) toda la unidad familiar debe conocer y cumplir siempre las mismas normas establecidas. El no hacerlo conlleva confusión y problemas de rol en el perro.

El akita americano, como cualquier otro perro, necesita cantidades abismales de afecto y compañía, pero por supuesto, este perro necesita un dueño con carácter, firme, autoritario y disciplinado. Si no cumples con estos requisitos, mejor hazte con un perro adoptado de otros tamaños o características.

El pilar básico del adiestramiento canino

Una cosa es un propietario firme, y otra muy distinta es un propietario enojado que se deje llevar por ese tipo de emociones humanas, esto no nos interesa cuando queremos educar a un perro.

El pilar básico del adiestramiento canino debe ser el refuerzo positivo, esto, se podría resumir del siguiente modo: a un perro no se le castiga por su errores, sino que se le premia por sus aciertos. Un buen ejemplo de aplicación de refuerzo positivo es el adiestramiento con clicker, no obstante, existen otros métodos.

Obviamente, no podemos esperar a premiar los aciertos de nuestra mascota cuando ésta ya esté en la pubertad o edad adulta, el adiestramiento adecuado incluye desde el primer momento el refuerzo positivo y se inicia aproximadamente a los 4 meses de edad, no obstante, el aprendizaje del propio nombre se iniciará lo antes posible para facilitar el proceso restante.

Socialización del akita americano

Todos los cachorros necesitan ser socializados para que puedan disfrutar plenamente de su vida en nuestra compañía, pero esta necesidad es aún mayor en el akita americano.

Este perro tolerará perfectamente los juegos de los niños, convivirá sin problema alguno con otras mascotas que se encuentren en el hogar y doblegará su instinto territorial ante las órdenes de su dueño cuando se cruce con otro ejemplar macho. No obstante, para llegar a este punto es imprescindible una socialización temprana.

Tu cachorro debe estar en contacto tan pronto como sea posible con todos los miembros de su familia humana, y obviamente esto incluye a los más pequeños de la casa. Lo mismo sucederá con otros animales, debe tomar contacto de forma inmediata con las otras mascotas de la casa y se debe realizar un contacto temprano pero progresivo con otros animales. Siempre intentando que el primer contacto sea positivo.

La socialización del akita americano no puede considerarse una necesidad secundaria, sino la parte más importante de su educación.

Empezando a educar al akita americano

El akita es un perro muy inteligente pero en su etapa de cachorro, como cualquier otro perro, tendrá dificultades para mantener un estado de atención de forma prolongada, por lo tanto, descarta cualquier planificación de adiestramiento que incluya largas sesiones.

5 minutos, 3 veces al día y en un entorno adecuado y libre de distracciones, serán suficientes para educar a tu akita. Los primeros objetivos que debemos alcanzar en el adiestramiento son los siguientes:

Responder a tu llamado

Sentarse, quedarse quieto y acostarse

No saltar sobre las personas

Permitirte tomar sus juguetes y comida sin mostrar agresión

A partir de las 4 o 6 semanas desde el inicio del adiestramiento es importante ir incluyendo órdenes nuevas, ya que en cierto modo este perro necesita ser desafiado con retos nuevos para no aburrirse.

El ejercicio físico facilita la educación del akita

El akita americano posee una gran energía junto con un cuerpo fuerte y robusto, por lo tanto necesita mucha disciplina y la mejor herramienta para brindársela es el ejercicio físico. Descubre cómo es el ejercicio adecuado para un akita americano.

Tu akita necesita realizar ejercicio físico a diario, esto no sólo facilitará la educación y el adiestramiento, sino que además ayudará a que tu perro sea capaz de gestionar de forma saludable toda su vitalidad, sin mostrar estrés, agresividad o ansiedad.

Adiestramiento avanzado

Una vez nuestro perro akita americano comprenda adecuadamente todas las ordenes de adiestramiento va a necesitar que se las recordemos de forma regular. Dedicar unos minutos al día para las repeticiones bastará.

Una vez asumida la base de su educación podemos empezar a practicar con él órdenes avanzadas, trucos divertidos o inciarle en agility, por ejemplo, para seguir estimulando su mente. De la misma forma, podemos incluir en su día a día juguetes de inteligencia como es el kong.

Enjoyed this video?
"No Thanks. Please Close This Box!"